El “Design Thinking” o “pensamiento de diseño” es un método para generar ideas innovadoras que centra su eficacia en entender y dar solución a las necesidades reales de los usuarios. Proviene de la forma en la que trabajan los diseñadores de producto en campos tales como el diseño industrial, por ejemplo.

El proceso de Design Thinking se compone de cinco etapas: empatía, definición, ideación, prototipado y testeo. Se trata de un proceso que no es lineal, pudiéndose ir hacia adelante o atrás en las diferentes etapas saltando incluso a etapas no consecutivas.

En Eutopía, el pensamiento de diseño se ha constituido en una forma de pensar transformación de la escuela desde el inicio de este proceso. Nos ha permitido pensar en las experiencias que deliberadamente queremos que tengan lugar en las instituciones.

En este marco, los días 18 y 19 de mayo se realizó el seminario “Diseñar el cambio” a cargo de la Dra. Lila Pinto que se centró en un profundizar las etapas de ideación y prototipado de los dispositivos de cambio de cada una de las escuelas que forman parte de la Red.

El seminario estuvo precedido por la instancia de “consultorías compartidas”, donde cada equipo directivo de las escuelas compartió con el Consejo Experto de Eutopía algunos acuerdos y decisiones relevantes que fueron el punto de partida de esta etapa del proceso. Cada escuela presentó los impactos que buscaba alcanzar, las principales transformaciones que esperaba lograr en la cultura escolar, así como las acciones prioritarias para lograrlo.

El seminario nos llevó a recuperar los caleidoscopios, para volver a mirar, apreciar las tonalidades y notar los cambios ante el movimiento. Luego, los directivos junto a los docentes del primer círculo de participación tomaron el lugar de diseñadores de experiencias y condiciones para la transformación de la realidad escolar.

Durante el seminario, comprendimos que pensar en términos de pilotos o prototipos nos ayudan a pensar en cuáles son los resultados que queremos obtener. Las experiencias que se prototipen en 2018 permitirán generar las condiciones para la instancia de piloto de 2019.

Otro aspecto que destacamos fue la importancia de los nombres que asignamos a cada actividad e iniciativa en el marco de proceso de cambio. Ello contribuye al generar una narrativa en la que los diferentes actores de la escuela estarán inmersos.

El lugar central del seminario estuvo reservado para las metáforas: nombres, ideas, imágenes y siglas inspiradoras permitieron a cada uno de los equipos de directivos crear, imaginar y soñar en función las de las transformaciones que buscaban lograr en la cultura escolar.

El ejercicio – comprometido y creativo de cada equipo- llevó las ideas a nuevo nivel pudiendo definir qué elementos de la matriz escolar iban a verse centralmente modificados: el tiempo, el espacio, el curriculum, la evaluación. Tanto Lila Pinto como los colegas pudieron compartir sugerencias y comentarios para profundizar las líneas para el dispositivo.

El trabajo en las escuelas

La actividad de los dispositivos de cambio continuó en el trabajo de cada una de las escuelas a través del portafolios escolar definiendo sus componentes e imaginando las nuevas experiencias que esperaban vivir. Todo ello se presentó en el EMI del mes de junio a los docentes de cada institución a través de una narrativa visual que directivos y docentes del primer círculo crearon para poder comunicar las primeras ideas del dispositivo de cambio. Así, el círculo y las ideas se ampliaron para que cada docente de la escuela pudiera contribuir con sus ideas para la creación de una nueva realidad para 2019.