Antes del inicio de la pandemia, los sistemas educativos de todo el mundo estaban buscando respuestas para enfrentar los desafíos que nos presenta la sociedad actual. La incertidumbre que producen estos cambios cada vez más acelerados quedó en un segundo plano cuando la pandemia exigió que más de 190 países debieran interrumpir sus clases presenciales para evitar la propagación del virus COVID-19. Preguntarnos por “la escuela que viene” requiere, hoy más que nunca, de construir juntos esa educación con la que soñamos.

Quienes conformamos Eutopía, tanto desde la gestión como al interior de cada escuela, estábamos transitando un camino de transformación, incluso desde antes de la pandemia. Con las herramientas que desarrollamos juntos a lo largo de estos tres años, tuvimos que replantearnos si ese camino podía seguir siendo el mismo. Fieles a nuestros valores, sabíamos que debíamos reflexionar juntos, pero también compartir miradas con otros referentes.

Gracias a la invitación de Fundación Santillana, tuvimos la oportunidad de participar de una reflexión colectiva que busca explorar el impacto de la crisis global del COVID-19 en la escuela. No con la intención de inventar otra escuela, sino de volver a pensar en su sentido e imaginar entre todos la escuela que queremos.

Iniciamos esta conversación, acompañados de referentes como Alfredo Hernando y Carlos Magro, acompañados de los representantes de la Fundación Santillana en España y Argentina.