El pasado 5 de diciembre realizamos “Experiencia Eutopía”, un encuentro muy especial para todos los que transitamos desde hace tres años un proceso de transformación escolar en el marco de este proyecto. Durante estos años, construimos juntos un modo de diseñar e implementar prototipos de cambio, mediante la participación y el compromiso de todos los actores de la comunidad educativa. La comunidad de Eutopía hoy abarca a 16 escuela de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y está integrada por 41 directivos, 874 docentes y alcanza a más de 4567 estudiantes.

Durante el encuentro, que se llevó a cabo en las instalaciones de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), pudimos compartir nuestra experiencia con autoridades de la Alianza que impulsa Eutopía, entre ellos, Luis Scasso, director adjunto de la Oficina de OEI en Argentina; Agustina Catone, directora de la Fundación Telefónica Movistar; el Padre Pablo Corbillón, delegado episcopal para la Vicaría Pastoral de Educación; y Luciana Alonso, directora de Eutopía.

Más de 500 personas vivenciaron la potencia que tienen las escuelas para diseñar, implementar y sostener procesos de cambio que promuevan mejores aprendizajes, a través de una intervención artística de los espacios de la OEI. Además, tuvieron la oportunidad de conocer e interactuar con directivos, docentes y estudiantes de las 16 escuelas que participan de Eutopía, mediante recorridos alternativos y a elección. 

En cada recorrido, los visitantes conocieron los detalles de cada proyecto, dado que son muy diferentes en su tipo y alcance. Algunos han definido logos, otros tienen un nombre propio. Cada escuela se apropia de Eutopía para construir su propia propuesta de transformación. Todos compartimos un modelo para abordar y transitar esa transformación, pero las definiciones se toman en función de cada contexto, comunidad y desafíos particulares. Creemos que una escuela autónoma es una escuela con potencia para cambiar.

Este aspecto fue uno de los más destacados por el equipo de la cátedra de Educación y Tecnologías de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, que realizó una investigación sobre el proceso de implementación de Eutopía. Además, señalaron que es posible repensar el hacer y encararlo de un modo totalmente renovado, ya sea desde las relaciones entre docentes en favor de un trabajo más colaborativo, el desplazamiento del foco de los directivos hacia cuestiones pedagógicas o la reorganización del espacio y modos de agrupamiento. Cada una de estas dimensiones y otras, pueden ser revisadas en un marco de mayor flexibilidad y creatividad en el quehacer cotidiano.

Por último, los estudiantes tuvieron un rol central en “Experiencia Eutopía” y también durante el proceso de transformación de estos tres años. No sólo mostraron sus producciones fotográficas, que buscaban dar cuenta de su mirada sobre la escuela, sino que además compartieron una instancia de creación de sus propias letras de rap. En grupos integrados por estudiantes de diferentes escuelas, subieron al escenario para rapear, compartir con los asistentes su mirada sobre la educación y la escuela, y para dar a conocer su mirada sobre los procesos de cambio que afrontaron las instituciones de las que forman parte. 

“Experiencia Eutopía” fue una celebración de la potencia que tienen las escuelas y su comunidad cuando se proponen transformarse para mejorar e innovar.