En el marco de la serie “La escuela se reinventa”, Lila Pinto nos relató su experiencia en gestión escolar y nos invitó reflexionar sobre cómo podemos seguir haciendo posible la transformación de nuestras escuelas, incluso en un contexto en el que todo parece haber cambiado. Algunas ideas centrales de su exposición fueron:

  • Estamos transitando un paradigma de la incertidumbre.
  • Pensar en cuáles son las narrativas que nos permiten dar sentido a las acciones y decisiones que vamos tomando a lo largo de este contexto de pandemia y asilamiento social.
  • Nuestras convicciones pedagógicas son las cartas que nos permiten darle sentido a nuestras decisiones, pero también negociar ante la incertidumbre.

Con estas ideas, partimos hacia un nuevo espacio de reflexión para la acción para pensar la innovación contextualizada. Para dar cuenta de nuestros aprendizajes, pensamos en cuáles habían sido los hitos que marcaron el rumbo en estos meses de educación en emergencia sanitaria . Entre éstos, identificamos los siguientes:

  • Curriculum y estrategias: pensamos en la importancia de mantener nuestros planes, de priorizar acciones, de sostener los vínculos y repensar los tiempos para aprender. También revisamos la relevancia de cada uno de los contenidos para afrontar lo que sigue.
  • Estrategias: reflexionamos sobre las plataformas de encuentro con los estudiantes que hemos elegido. Intercambiamos experiencias de adaptación de las prácticas de enseñanza para analizar cómo tuvimos que rearmar los programas y los modos de ofrecer retroalimentación.
  • Vínculos: pensamos en cuáles serían los momentos para encuentros sincrónicos y los modos de interactuar en espacios asincrónicos. Compartimos los modos en los que creamos y redefinimos roles para estar cerca y acompañar, y cómo eso derivó en nuevos líderes y esquemas de trabajo en equipo: profesores referentes por curso, recreos virtuales: encuentro y vínculos.

Estas dimensiones se entrelazan entre sí en esta escuela que redefine sus modos de ser y funcionar frente al hackeo que impuso la pandemia.

Uno de los ejercicios que más fuerza para seguir nos da, es definir cuáles son esas convicciones pedagógicas irrenunciables que nos guían en este contexto de incertidumbre. Algunas de las que compartimos fueron:

Aprendizaje centrado en el alumno, no en los contenidos

Confianza en nuestros propios estudiantes. Priorizar los vínculos. Trabajo solidario e innovador con equipo de docentes

El trabajo en equipo, el repensar junto a otros el cómo y el qué

Centrarnos en las aptitudes y habilidades de los estudiantes.

Nuevos formatos pedagógicos, con sentido.

El aprendizaje se construye con otros, necesito de lo vincular y el intercambio para poder avanzar en la construcción de todo aprendizaje.

Podés conocer todos los aportes en este Mentimeter.

Invitamos a todos los educadores del país a seguir reflexionando y pensando en cuáles son sus convicciones pedagógicas, para poder ponerlas en juego en el diseño de proyectos de transformación escolar.

Desde Eutopía los esperamos el próximo 26 de agosto, en la reunión informativa sobre la ampliación del proyecto para escuelas primarias y secundarias, y para seguir aprendiendo juntos y en red. Inscribite acá.