Unos 14 millones de alumnos y miles de docentes y padres transitan desde hace casi dos meses un proceso de educación a distancia forzada ante la irrupción de la pandemia del coronavirus, una situación inédita para los maestros “que deben replantearse las oportunidades que le dieron a los alumnos en este período y buscar caminos alternativos” a la hora de evaluarlos, según especialistas.

La evaluación se torna más compleja con aquellos alumnos que viven en contextos de vulnerabilidad social, en donde “el 30% del alumnado no está pudiendo sostener la continuidad pedagógica que la escuela les propone”, dijo a Télam Luciana Alonso directora de la red Eutopía, conformada por 32 escuelas de la Ciudad de Buenos Aires.

Ver nota completa